Skip to content

Nuestra historia

Mi nombre es Juan Karamalikis, o cómo me apodan mis amigos y clientes, el Griego.  Hace más de 20 años que me desempeño como consultor pyme aportándoles a mis clientes soluciones de financiación y asesoramiento para impulsar el crecimiento de sus negocios.

Además de mi apellido de origen griego, todo lo que soy, se lo debo a mis padres. No sólo me trajeron a este loco mundo, sino que además me dieron dos características esenciales que me acompañarán toda mi vida. Te invito a que me leas para conocerlas.

Mis padres, Teodoro y Lela, son oriundos de Grecia, en particular  de una isla hermosa en el mar Jónico llamada Zakynthos. Luego de sobrevivir a guerras y situaciones de pobreza, una foto los trajo a la Argentina, como a tantos otros inmigrantes  que escapaban de sus tierras sin estudios, sin dinero y sólo con esperanzas de encontrar un futuro mejor. 

Captura de Pantalla 2022-04-28 a la(s) 14.56.28

Mi padre era joven y había llegado a Buenos Aires porque su tío materno, vivía  en esta ciudad. Después de algunos años de trabajo y de vivir muchas experiencias, tomó la decisión de casarse con una mujer un poco mayor que él , que era dueña de una fábrica de alfajores en la provincia de Santa Fe.

Él se encargó personalmente de entregar las invitaciones del casamiento a todos los familiares y griegos que conocía de la comunidad. Es así que cuando fue a visitar la casa de una griega para entregarle la invitación, observó que en la cómoda del comedor había una foto de una mujer muy joven, con un pelo negro, largo y hermoso. No dudo en preguntarle, ¿quién es esa chica tan linda?


Un historia de amor algo impulsiva

Esa joven asombrosa era la sobrina de la mujer y eran de la misma isla de dónde se había exiliado mi padre, y ambas familias vivían a tan sólo 5 km de distancia entre pueblos. Como un acto impulsivo (o del destino) mi padre le dice a la mujer griega: “Dígale a su sobrina que le mandó el pasaje de avión, que me quiero casar con ella”

Así, cómo sacada de una película, empezó mi historia en este hermoso país.  Desde muy chico observé la gran capacidad de trabajo de mi padre, sus ganas de progresar, su contagio de que nada era imposible y que todo se podía lograr. Con el objetivo de poder ayudar a su familia a la distancia y si en algún momento las cosas le llegaran a ir bien, querían volver a su patria.

En los últimos años se puso muy de moda la palabra “emprendedor” y es lo que fueron ellos. Acá es donde encuentro mi primera característica que adopte como propia: veo mi vida profesional como un emprendedor, porque transite desde muy joven la experiencia de trabajar en una empresa familiar la cual fue la base para mis comienzos. Fui aprendiendo y desarrollándome como profesional hasta que decidí abrirme hacia nuevos rumbos.


Experiencia emprendedora

Tuve una sociedad en el rubro turismo, tuve una franquicia, algunas inversiones y un desafío de incursionar en el tema financiero gracias a una oportunidad que me dio mi amigo Jorge y su socio que tenían años de experiencia en el rubro.
Durante ese proceso y siempre creciendo y aprendiendo,  conocí en el mercado al que terminó siendo mi socio Gerardo,  con el cual brindo soluciones financieras hasta la actualidad.

Además en los últimos años , después de entrevistar empresarios pymes y emprendedores durante más de 20 y detectando sus necesidades y dificultades y con mi experiencia me propuse dedicarme a la consultoría y al desarrollo de negocios y poder ayudar a pensar al empresario en su crecimiento personal y en de su empresa detectando prioridades, acercando soluciones y contactos, planificando, creciendo, resguardando su patrimonio y  sus inversiones

El Gen Griego

Si tuviera que describir mi 2da característica la nombraría como que cuento con un “Gen Griego “ y para los que alguna vez viajaron o compartieron las costumbres me sabrán entender. 
Tengo afinidad por los negocios ( como en la antigüedad de los griegos y los fenicios) por la camaradería, por el agasajo, la comida, la música, los bailes, los juegos, el deporte, la comunidad, la religión ortodoxa, la familia, los amigos y todo esto me lleva a tratar ( intento siempre de lograrlo ) de tener una relación especial con los que se encuentran en mi camino profesional ya sean clientes, proveedores, colegas, entre otros. 

Si sumamos estas 2 características , además habría que sumarle que siempre trabaje en la Argentina. Mi país, te da un montón de oportunidades, es joven, cuenta con gente capacitada y tiene riqueza, aunque en los últimos años, no se si nosotros no supimos votar o no tuvimos opciones de elegir mejor , pero nuestra clase dirigente no estuvo a la altura.

Esto hace que los empresarios pymes y emprendedores no puedan contar con certeza en la variables económicas , exceso de impuestos , muchas leyes y reglamentaciones que cumplir, falta de créditos y tantos etc, etc. 

Por eso creo que la cantidad de variables que hace que un proyecto sea exitoso son múltiples y hay que estar preparado, contar con un buen equipo de trabajo y como no siempre se puede tener en la empresa distintos profesionales con tan distintos perfiles, es importante contar con un equipo de asesores externos por especialidad y teniendo en cuenta lo que está necesitando el empresario y la empresa en cada momento de su desarrollo.